El consumo de carne local representa la mitad de emisiones netas de carbono que el consumo de carne importada

El consumo de carne local representa la mitad de emisiones netas de carbono que el consumo de carne importada

El departamento de Medio Ambiente, Reserva de Biosfera y Cooperación del Consell Insular ha publicado el “Estudio sobre la huella de carbono del sector
ganadero en Menorca”, una extensa evaluación de las emisiones de las diferentes tipologías de ganadería en la isla encargada con el objetivo de contar con información en detalle para la aplicación de políticas públicas de fomento del sector primario y mitigación del cambio climático .

El estudio ha sido presentado en rueda de prensa por el consejero de Medio Ambiente, Reserva de Biosfera y Cooperación, Simón Gornés, acompañado de la consejera de Economía y Servicios Generales, Maria Antònia Taltavull Fernández, y por uno de los autores del estudio , el ingeniero forestal José Joaquín García García-Roldan.

El documento hace una estimación de la huella de carbono de todo el ciclo de la producción de carne en la isla con datos de 2021 y 2022: las emisiones del propio ganado, las vinculadas a la agricultura necesaria para la obtención de forraje , la gestión de estiércol y el uso de fertilizantes, o la huella relativa al uso de maquinaria, consumo eléctrico, transporte o sacrificio del animal. Teniendo en cuenta las características del sector en la isla y proporcionando, para cada parte del ciclo, datos disgregados para poder abordar medidas concretas.

El sector ganadero, clave en Menorca


El estudio demuestra que el sector ganadero no sólo tiene una importancia estratégica en la configuración del territorio de la Reserva de Biosfera de Menorca y su biodiversidad asociada, sino que lo es también en la mitigación y adaptación al cambio climático. Las características de las fincas ganaderas de Menorca, con mosaico agroforestal, se convierten en una gran oportunidad para minimizar e incluso compensar las emisiones del sector.

La reducción de estas emisiones pasa, por tanto, por integrar la gestión forestal sostenible en las fincas, así como mejorar la fertilización y la gestión de estiércol.

Mitjanes de vaca vermella al caliu.
Foto: Bep Al·lès©

“La contribución de la ganadería y el consumo de carne en las emisiones de gases de efecto invernadero ha sido un tema que ha surgido con fuerza últimamente en el ámbito público. Esta cuestión ha influenciado a las políticas públicas de fomento de la agricultura extensiva a nivel europeo, y ha tenido también incidencia en la opinión pública con diversas campañas de ámbito general con el objeto, por ejemplo, de minimizar el consumo de carne. Ahora, con este estudio, tenemos información rigurosa del importante papel que juega el sector ganadero de Menorca tanto en la sostenibilidad de la isla como en la mitigación del cambio climático, y nos hemos dotado de una herramienta clave para el fomento del sector primario, para el fomento de la carne local y para comunicar a la población de forma clara cuál es su papel como consumidor”, ha declarado el consejero de Medio Ambiente, Reserva de Biosfera y Cooperación, Simón Gornés.

Los datos del estudio, además, confirman el buen camino de algunas de las decisiones públicas tomadas en relación con el sector ganadero, como la capacitación y asesoramiento al sector que se lleva a cabo en el centro de capacitación de Sa Granja, las campañas de fomento de producto local con iniciativas como Agroxerxa y la marca Menorca Reserva de Biosfera o el programa de Contrato Agrario de la Reserva de Biosfera (CARB), que reconoce las prácticas sostenibles de las explotaciones agroganaderas por su contribución a la recuperación y el mantenimiento de la biodiversidad y el paisaje rural tradicional menorquín, de alto valor ambiental y cultural.

  • Publicidad
    El Iris